Saltar al contenido

Tipos y clases de periodontitis

Tipos y clases de enfermedades periodontales
Recuerda: la prevención es lo mejor para mantener tu sonrisa y salud dental intactas.

GINGIVITIS

La gingivitis es la forma o estado más leve de la periodontitis o enfermedad periodontal. Algunos rasgos característicos son: encías enrojecidas, inflamadas y que sangran con facilidad. Normalmente en esta etapa no se presenta ninguna incomodidad ni malestar oral. La gingivitis está causada normalmente por una higiene oral poco adecuada y es una enfermedad reversible con tratamiento profesional y buenos hábitos higiénicos orales.

Diabetes, embarazo, drogas, SIDA/VIH, ciertos medicamentos, tabaquismo, diabetes, envejecimiento, predisposición genética, estrés… son sólo algunos de los factores que pueden provocar gingivitis.

LA PERIODONTITIS

Si no se trata, la gingivitis puede volverse una enfermedad más grave: la periodontitis. Con el paso del tiempo la placa se extiende y crecer por debajo de las líneas de las encías. Ello es causado por toxinas de origen bacteriológico que irritan las encías. El sistema inmunológico, al percatarse de la existencia de estas toxinas se activa y activa la respuesta inflamatoria y ésta puede llegar a destruir tejidos y hueso que sostienen los dientes a causa de su descomposición. Esto causa que los dientes se separen, se formen bolsas entre las encías y dientes llegándose a infectar.

Mientras la periodontitis progresa, las bolsas se vuelven más profundas destruyéndose encías y soporte óseo. Muchas veces el paciente no se percata de este proceso ya que no es muy doloroso y actua de forma silenciosa. Sin embargo puede tener consecuencias fatales: dientes que se aflojan o que simplemente llegan a caer.

La periodontitis puede clasificarse de muchas maneras. Sin embargo, estas son las formas más frecuentes:

Periodontitis crónica: empieza con la inflamación de los tejidos de soporte de los dientes y la desunión progresiva con los dientes. Es la periodontitis más frecuente en la población, sobretodo se da mucho en adultos pero puede ocurrir en todas las edades. Suele ser de progresión lenta aunque puede tener períodos de evolución rápida que deben ser tratados a tiempo.

Periodontitis agresiva: de evolución rápida, no suele venir de una gingivitis sino que se produce en personas sanas y de forma abrupta. Incluye todas las características de la periodontitis crónica pero la diferencia radica en su rápida evolución.

A menudo empieza en edades tempranas y como manifestación de otras enfermedades del organismo. Por ejemplo del corazón, diabetes, enfermedades respiratorias etc..

Periodontitis necrosante: Más frecuente en personas con el sistema inmunológico deprimido como pueden ser pacientes de sida/VIH, malnutrición etc. En esta versión de la periodontitis se produce necrosis en los tejidos, ligamentos y huesos de los dientes.