Saltar al contenido

Causas de la periodontitis

La periodontitis o piorrea surge a partir de la acumulación bacteriana. Sin embargo, se ha descubierto que la respuesta inmunitaria del propio cuerpo juega un papel importante en la destrucción de los tejidos y encías.

Las bacterias

En la boca tenemos más de 300 especies de bacterias. Algunas beneficiosas, otras muy pocas, perjudiciales. Las bacterias que provocan las infecciones periodontales sólo son el 5% de éstas. Por tanto, las bacterias que encontramos en una boca sana, pueden dividirse en bacterias benéficas, inofensivas o útiles. Denominadas también bacterias positivas aeróbicas y por otro lado las bacterias negativas anaeróbicas. En la periodontitis, existe un desequilibrio en cuanto al tipo de bacterias: predominan las negativas anaeróbicas. O lo que es lo mismo: la enfermedad inflamatoria y lesión no pueden producise sin estas bacterias.

Las siguientes son algunas de las bacterias más implicadas en la enfermedad periodontal y la pérdida de hueso: Actinobacillus actinomycetemcomitans y Porphyromonas gingivalis. Estas dos son las bacterias más propensas a desarrollar y causar la periodontitis agresiva. En un estudio, tanto P. gingivalis y A. actinomycetemcomitans se asociaron con la resistencia a los tratamientos estándar para la enfermedad de las encías. En otro estudio, P. gingivalis duplicó el porcentaje de importancia en la enfermedad de las encías. En particular, algunas cepas virulentas de esta bacteria pueden ser responsables directamente de enfermedad periodontal. Un estudio de principios de los años 2000 sugiere que la P. gingivalis crea algunas enzimas como la arginina específica proteinasa de la cisteína y éstas pueden ser los factores destructivos específicos que alteran el sistema inmunológico y provocan la destrucción del tejido conectivo periodontal posterior. También podemos incluir la bacteria Bacteroides forsythus como fuertemente ligada a la enfermedad periodontal.

Otras bacterias relacionadas con la enfermedad periodontal son la Treponema denticola, la T. socranskii, y la P. intermedia. Estas bacterias, junto con P. gingivalis, se presentan con frecuencia en los mismos sitios y se asocian con las bolsas periodontales profundas.

Finalmente podemos enunciar que algunas otras especies de bacterias estreptococos están relacionados con gingivitis pero no desarrollo de la placa. Es decir, su incidencia es muy irrisoria.

La respuesta inmunitaria del organismo

Otras evidencias sugieren que la periodontitis o enfermedad periodontal es una enfermedad autoinmune en la que la respuesta inmune del propio cuerpo ataca las células y tejidos de la boca. El mecanismo funciona así:

Las bacterias que forman la placa y el sarro producen toxinas que estimulan al sistema inmune a la sobreproducción de potentes elementos para combatir la infección. Estos elementos se llaman citoquinas.

Por lo general, una cantidad normal de citoquinas son importantes para el sistema inmune: así puede combatir los elementos externos. El exceso de éstos, sin embargo, puede llegar a causar daños e inflamación importante. Las citoquinas que más peso tienen en la enfermedad periodontal se conocen como factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa) y la interleucina-1 beta, muy activos en la boca y factores claves en la inflamación destructiva. Además, los glóbulos blancos de la sangre que produce la respuesta inmunitaria liberan una familia de enzimas llamadas metaloproteinasas de matriz que rompen el tejido conjuntivo.

Diversos estudios sugieren que esta respuesta inmune e inflamatoria tiene o puede llegar a tener efectos perjudiciales no sólo en las encías sino también en todos los órganos del cuerpo, incluído el corazón.

Virus

Hay algunos virus como el virus de la herpes (herpes simple y zoster también conocido como culebrilla) son causas conocidas de la gingivitis. Un estudio encontró que otros virus del herpes (citomegalovirus y virus de Epstein-Barr) llegan a desempeñar un papel importante en la aparición o evolución de ciertos tipos de enfermedades periodontales incluyendo periodontitis crónica y periodontitis agresiva.

Todos los virus de tipo herpes pasan por fases activas seguidas de fases latentes y susceptibles de ser reactivados en cualquier momento y manifestarse en el cuerpo. Algunos estudios sugieren que estos virus causan enfermedad periodontal de diferentes maneras: liberando citoquinas destructoras de tejidos, el crecimiento excesivo de bacterias periodontales, suprimiento factores inmunes y el comienzo de otras patologías que llevan a la muerte celular